ABC La Justicia alemana obliga a Volkswagen a recomprar los coches trucados

Staff

Soporte administrativo
Miembro
Burgués de Nodo
Staff
Moderador
Noderador
Noder
14 Dic 2018
4.835
1.444
volkswagen-diesel-kSsF--620x349@abc.jpg
Casi cinco años después del estallido del escándalo de los motores diésel trucados, la Corte Suprema alemana (BGH) ha condenado a Volkswagen a reembolsar a un cliente parte del precio que pagó por un coche equipado con uno de esos motores. Herbert Gilbert, de 65 años, compró un Volkswagen Sharan diésel de segunda mano en 2014 por 31.490 euros. Un Tribunal de Apelación había ya dado la razón a este jubilado y había condenado al fabricante a pagarle 25.616 euros y aceptar el vehículo en devolución. Ambas partes recurrieron, el comprador para exigir la totalidad del precio de compra y la empresa para evitar la compensación, pero esta sentencia en última instancia confirma la anterior, del Tribunal Superior Regional (OG) de Coblenza, sentando jurisprudencia sobre la obligatoriedad por parte de Volkswagen de recomprar los coches, que en total son 11 millones, concediéndole que descuente del precio inicial la pérdida de valor por el uso, contabilizando los kilómetros recorridos por cada vehículo. Hace varias semanas, a finales de abril, y en previsión de esta sentencia, Volkswagen logró cerrar un acuerdo amistoso por valor conjunto de 9 millones de euros con varios miles de compradores, para evitar la demanda colectiva. La empresa alemana pagará al menos 750 millones de euros para indemnizar a 235.000 clientes con una cantidad menor y, sobre todo, consiguió dejar penalmente fuera de peligro al director ejecutivo Herbert Diess, acusado por la fiscalía de manipulación de mercados financieros, y al director del Consejo de Supervisión, Hans Dieter Pötsch. Las investigaciones pendientes afectan ya solamente a Martin Winterkorn, director ejecutivo de Volkswagen cuando se descubrió el escándalo y que posteriormente dimitió, y a Rupert Standler, exjefe de Audi. Pero unas 60.000 demandas individuales de clientes siguen su curso todavía en los tribunales alemanes y se beneficiarán de esta sentencia de la Corte Suprema. Hay también un juicio pendiente con los inversores, que exigen una compensación por la drástica caída del precio de las acciones en bolsa. En la sentencia de hoy, queda establecido que el fabricante dañó deliberadamente a sus clientes con un comportamiento inmoral. Volkswagen califica este veredicto como un «punto final» en un comunicado. El grupo «se esfuerza ahora por terminar cuanto antes estos procedimientos con el acuerdo de los demandantes. Nos acercaremos a ellos con las propuestas apropiadas», adelanta el texto, «ofreciendo a los demandantes una solución pragmática y simple, con pagos únicos. A cuánto ascienda cada uno, dependerá del caso individual».

Continuar leyendo...